LA HISTORIA DE CLAUDIA Y LUCHO – Parte II


• Diseño de portada: Dania Chávez

• Guión: Ronnie Farfán

• Producción: Cynthia Nunez-Curto, Aron Nunez-Curto y Johuseline Porcel

• Actúan: Tatiana Espinoza, Sonia Seminario, Renato Rueda y Gonzalo Molina


Tenían todo planeado: la carrera, el internado y su futuro como pareja. Pero Claudia queda embarazada y no lo quiere tener, mientras que Lucho sí. Él decide contarle a su familia para solicitar su apoyo, pero la noticia tendrá distintas reacciones dentro del hogar. A continuación escucharán la historia desde la perspectiva y el sentir de Lucho.


 

GUIÓN

ESC. 1: INT. HABITACIÓN DE LUCHO EN SU CASA, LIMA. DÍA. 

Lucho (21) habla por teléfono con Claudia (21), su enamorada. Lucho está en su habitación, a puerta cerrada, en el segundo piso de su casa. 

LUCHO: Mmmm… Mmmm… sí, sí, yo te entiendo, pero escúchame, escúchame. Yo no digo que sea fácil pero estoy seguro que tu mamá y mi mamá nos van a ayudar a cuidarlo mientras nosotros seguimos… no, obviamente, no, la idea es que ni tú ni yo dejemos de estudiar, lo que quiero decir es que una vez que el bebé nace, todo se acomoda, ya se ve cómo se hace, no es que todos los bebés hayan nacido planeados, te estás preocupando demasiado, Claudia… Ya, está bien, sí, sí, yo también creo que mejor seguimos hablando en persona… Ah no, yo sí les voy a contar ah. Sí, no pasa nada, además, yo creo que es peor si después se enteran de otra forma… Sí, no creo que lo tomen a mal, es normal, Claudia, estas cosas pasan… Ya, sí, yo les digo que no digan nada… Ya, ya, tú me llamas cuando te desocupes. Te amo.

Lucho cuelga.

ESC. 2: INT. COMEDOR DE LA CASA DE LUCHO. DÍA.

Lucho baja las escaleras del comedor y encuentra a Gloria (45), su mamá, y a Manuel (50), su papá, listos para empezar a comer. 

LUCHO: Hola, ma’. Hola, pa’.

GLORIA: Vaya. Hasta que apareces. Te he estado llamando hace horas. 

Lucho jala una silla y se sienta a la mesa con ellos.

LUCHO: Ah, ¿sí? No escuché nada, ma’, perdona. 

GLORIA: Sí, me imagino. Porque tú cuando hablas con la novia, te olvidas de todo. A ver, ¿quién soy yo? No vaya a ser que te hayas olvidado también…

MANUEL: Ay, déjalo, Gloria. Mi hijo ya está en edad de pasar tiempo a solas con su enamorada. Ya es todo un hombre, pues. ¿Qué quieres? El chico tiene necesidades, también…

GLORIA: Sí, pero una hora hablando por teléfono…

MANUEL: Déjalo pues, Gloria. Ya sabes que como todo hombre a esa edad está todo inquieto…

LUCHO: (DESTAPANDO UNA FUENTE) Uy, asado, qué rico, vieja. (COMIENZA A SERVIRSE) Lo que pasa es que justo estábamos hablando buen rato porque parece que Claudia está embarazada.

GLORIA: (DEJANDO CAER SUS CUBIERTOS SOBRE EL PLATO) ¿Qué? 

MANUEL: ¿Qué has dicho, Lucho?

LUCHO: (CON LA BOCA UN POCO LLENA) Eso, que parece que Claudia está embarazada.

MANUEL: ¿Cómo que parece?

LUCHO: Parece porque se acaba de hacer una prueba de embarazo, de esas que venden en la farmacia, y salió positivo. O sea, no parece, está embarazada. 

GLORIA: Lucho, hijo, ¿estás hablando en serio?

LUCHO: Sí, ma’, está embarazada pues… 

GLORIA: Pero, ¿cómo así, hijo?

LUCHO: Mamá, es normal, hemos tenido relaciones y bueno, a veces pasa…

GLORIA: Yo te dije, Manuel. Te dije que le dijeras a tu hijo que se cuide. ¿Te dije o no? Ahí está pues. Ya la otra no paró hasta salir embarazada. Lo ha hecho para engatusarlo, para amarrarlo. Te dije, Manuel, si yo ya veía que esa chica era…

LUCHO: ¿Engatusarme? 

GLORIA: ¡Ja! Tú no sabes como son esas mujeres pues, hijo. No las conoceré yo… a mí me van a venir con sus caritas… Te dije, Manuel…

LUCHO: Mamá, ¿qué estás hablando?

GLORIA: Ay, no, pero ahora me va a escuchar esta desgraciada…

Gloria se pone de pie (se escucha su silla) y empieza a marcar un número en el teléfono inalámbrico. Lucho la sigue y le quita el teléfono.

LUCHO: Mamá, ¿qué te pasa? Cálmate. Tú no vas a llamar a nadie…

Lucho cuelga con una tecla la llamada y deja el teléfono a un lado. 

LUCHO: (CONT.) ¿Qué te pasa, mamá? ¿Cuál es el problema?

GLORIA: Que no entiendes pues, Lucho. Que no entiendes, ese es el problema. Esa chiquita lo ha hecho a propósito. 

MANUEL: Tranquilízate, Gloria. Lucho, hijo, me imagino que ya le habrás dicho que no lo puede tener, ¿verdad? 

LUCHO: ¿Por qué, viejo? Yo sí quiero tenerlo.

MANUEL: ¿Lo quieres tener?

LUCHO: ¿Qué tiene de malo?

GLORIA: ¿Cómo que qué tiene de malo?

MANUEL: Lucho, ¿estás hablando en serio?

LUCHO: Claro, pa’. ¿Por qué? Claudia y yo ya estamos grandes, ¿no? Además, yo siempre he querido ser papá, ustedes saben que yo siempre he querido tener mi chibolo. Y bueno, estoy seguro que Claudia sería una…

GLORIA: No puedo creerlo…

MANUEL: Lucho, no puedes tenerlo. Tú tienes que acabar con tu carrera, hijo. Ya no falta nada para que seas médico. Si tienes ese bebé ahora, ya no vas a poder estudiar más. Mira, yo te voy a ayudar a conseguir un doctor, tengo un amigo que nos puede ayudar con esto, ¿te acuerdas de Jorge?

GLORIA: Hazle caso a tu papá, Lucho.

LUCHO: Papá, pero yo quiero tenerlo… yo siempre he querido tener un chibolo…

MANUEL: Está bien que quieras tener un hijo, Lucho, pero no es el momento…

GLORIA: Ni la mujer indicada…

MANUEL: Gloria, por favor…

GLORIA: ¿Qué? Es la verdad…

MANUEL: Más adelante, Lucho, cuando ya hayas terminado tu carrera, ahí si puedes tener todos los hijos que quieras…

GLORIA: Pero qué maldita, yo desde que la vi ya sabía. Yo te dije, Manuel…

LUCHO: Mamá, puedes dejar de hablar mal de Claudia, ¿por favor? ¿Al menos delante de mí?

Entra Graciela (65), la abuela de Lucho, mamá de Gloria. 

GRACIELA: Ay, perdonen que recién baje pero es que me quedé dormida, seca, seca, me he quedado… yo dije me voy a acostar un cinquito no más antes de la comida y miren ve, más de media hora, uf… como se pasa la hora…

Todos están en silencio.

GRACIELA: (CONT.) ¿Qué pasa? ¿Por qué están tan callados?

LUCHO: Nada, abuela, lo que pasa es que les estaba contando que Claudia está embarazada…

GRACIELA: ¿Cuál Claudia? ¿Claudia tu novia?

LUCHO: Sí, abuela.

GRACIELA: ¡Ay, no me digas! ¡Ay, qué lindo hijo! (GRACIELA LE DA UNOS BESOS)¡Felicidades! ¡Qué linda noticia!

LUCHO: Gracias, abuela. 

GRACIELA: Qué lindo, hijo. Yo siempre decía “ay, cuándo mi Luchito me dará un bisnieto…”, cómo no me da una criatura, ya mi última alegría antes de irme, ya estoy vieja… Qué hermosa noticia, hijo. Que ¿y por eso estaban tan callados?

LUCHO: Es que parece que a la única a la que le da gusto la noticia es a ti, abuela, porque mis viejos están… míralos, se han puesto en un plan…

GRACIELA: ¿Cómo así?

GLORIA: Mamá, ¿cómo se te ocurre celebrar esto? 

GRACIELA: Pero, ¿qué pregunta es esa, Gloria?

GLORIA: Lucho todavía tiene que terminar con su carrera y tú ¿te pones a celebrarle que va a tener un hijo justo ahora? ¿Tú crees que va a seguir estudiando con un bebé encima?

GRACIELA: Pero para eso estamos nosotras. Acá estamos para ayudarle a cuidar al bebé mientras él termina de estudiar. 

GLORIA: Faltan varios años para que eso pase… todavía le falta el internado, mamá…

GRACIELA: Además, ¿quién si no lo va a cuidar? Los hombres no saben cuidar a una criatura, para eso estamos las mujeres. Y aquí en esta casa hay dos, así es que con eso basta y sobra…

GLORIA: No todo lo vamos a hacer nosotras, ¿no? Además, tú ya estás…

GRACIELA: Claro que sí. ¿Ya te olvidaste cuando yo te ayude a criarlo a él mientras tú trabajabas? Porque a mi Luchito yo lo he criado, tú no parabas en la casa, acuérdate…

GLORIA: Oye, mamá…

MANUEL: Suegra, siéntese de una vez, que ya la comida se está enfriando.

GRACIELA: Gracias, hijo. Cómo me he quedado dormida…

Graciela arrastra una silla y se sienta a la mesa con ellos. 

LUCHO: Mi papá quiere que le pida a Claudia que aborte…  

GRACIELA: (A MANUEL) Ay, no, Manuel. Pero, ¿por qué, hijo? ¿Cómo va a ser? Qué culpa tiene la criatura…

MANUEL: La criatura no tendrá la culpa pero Lucho tiene que terminar su carrera, señora, aún le falta el internado, ni siquiera ha terminado la facultad. 

LUCHO: Pero ya solo me falta un año…

MANUEL: Yo ya le he dicho que está todo bien si quiere tener un hijo, pero que no es el momento, más adelante ya tendrá todo el tiempo del mundo…

GRACIELA: Luchito, sí, pero yo no… a mí no me queda todo el tiempo del mundo… y yo quisiera ver a mi bisnieto…

GLORIA: Ay, mamá, por favor, no te pases… tú no te metas en esto…

GRACIELA: ¿Por qué no? Yo soy su abuela, yo lo he criado…

MANUEL: Señora, por favor… esto no es un tema de…

LUCHO: (ENÉRGICO) ¡Ya basta! Yo quiero tener a mi hijo, yo quiero tener un chibolo, todos ustedes lo saben. Siempre han sabido que yo quiero mi cachorro, pero este no es un tema que nadie aquí tenga que decidir. Ni ustedes, ni yo. Esta es una decisión que tiene que tomar Claudia y nadie más que ella. Yo puedo querer tener un hijo, yo puedo querer mil cosas, pero es su cuerpo, es su decisión. Así es que ella va a ser la que al final decida. Punto. 

Todos se quedan en silencio. Después de unos segundos Graciela habla.

GRACIELA: Muy bien dicho, hijo. Tienes toda la razón. Yo estoy de acuerdo. Ahora, en el supuesto que ella sí quiera tenerlo, ¿qué nombre le vamos a poner a mi bisnieto?

LUCHO: Abuela…

FIN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba